jueves, 30 de abril de 2009

Descubriendo las Islas Cicladas-Grecia (Cap.1)


Aquí empiezo a contar el primer relato de mis viajes, no vayáis a pensar que son del estilo de "Al filo de lo imposible" o "Desafío extremo", ni mucho menos documentales del "Nacional Geographic",que va.

Solo son esos viajes que la gente corriente nos podemos permitir en esos breves plazos de tiempo en que el trabajo nos deja un poquito en paz para vivir. Espero que con esto consiga que os olvidéis de la monotonía de cada día y viajéis conmigo. No pretendo ser un guía de viajes solo decir “Ahí estuve yo y así os lo puedo contar”


DESCUBRIENDO LAS ISLAS CICLADAS-GRECIA

Miércoles 28 de julio del 2004


Es nuestro primer viaje fuera del territorio español y nos recorre por el cuerpo la excitación de la nuevo, las vacaciones por estrenar y un destino realmente exótico para mi Karol y yo.

1:15 AM cuando subimos al bus en Pola de Lena y aquí comienzan las deseadas vacaciones. Llegamos a las 7:00 AM al aeropuerto de Madrid.Aún nos queda una larga espera pues el avión no despega hasta las 2:15 PM y con escala en Barcelona.Al llegar a Barcelona debemos recoger las maletas y volver a facturación. Nos colocamos en la cinta y “sorpresa”, solo sale una maleta de las dos que llevamos.Mi peor pesadilla y la de todo viajero. Si se pierde una maleta de Madrid a Barcelona no me quiero imaginar lo que nos espera.

Pero ¡un momento!, Karol distingue a lo lejos una docena de maletas en un rincón y entre ellas, gracias al trozo de lazo hortera que colocamos como marca, ve nuestra perdida maleta.¿Cómo coño llegó allí si en ningún momento despegue el ojo de la cinta maletera? ¿Magia negra de la aviación comercial?

Después de la larguísima cola para facturar, conseguimos pillar un par de bocatas en Pan´s, exquisitos a las 5 de la tarde. Los tragamos de dos bocaos y a las 5:50 PM despegamos con destino Mikonos.

Un vuelo tranquilo sobre el mar mediterráneo, sobre Sicilia, la punta de Italia y un maremagnun de islitas hasta aterrizar en la nuestra.8:30 PM hora española.

¿Aeropuerto de Mikonos? Pero si la Terminal es una pequeña construcción con una cinta para las maletas en medio de una mini sala, un baño tipo bar de carretera y el aduanero tras un mostrador. Para colmo en la puerta nos espera una pequeña flotilla de mini buses con mil años y mil achaques, o sea una mierda buses.Nos subimos 10 ó 12 viajeros en uno, con las maletas y nos llevaron por unas carreteras estrechas llenas de baches a toda velocidad. Vamos acojonados y flipando, pues no nos lo imaginábamos así.

Por fin llegamos al hotelito, una pequeña construcción típica de aquí de dos plantas pintada toda de blanco con puertas y ventanas de azul.Hotel Sourmelí. Regentado por una mujer mayor muy amable y sonriente que hablaba ingles y griego. Mi ingles es al punto de nulo y del griego vamos que os puedo decir aparte de “Joroña que joroña”.Esto va a ser la leche o la milk. Mas o menos nos arreglamos para entenderla y nos instalamos en la habitación 3 de las 5 que tenia el hotelito y todas ellas las ocupamos los españoles, con lo cual podemos charlar con ellos y cambiar impresiones.Tenemos de vecinos de terraza una pareja joven de catalanes, Ana y Kenneth y dos chicas vascas Carmele y Maijo.Todos ellos muy sociables.

Aunque son las 22:30 y estamos sin dormir desde hace 40 horas, nos vamos a dar una vuelta por el pueblo, que resulta ser la capital de la isla.Y por cierto aquí es una hora más que en España.Nos metemos por las estrechas calles de “Hora” que así se llama. Nos recuerda un montón a Ibiza en su aspecto, su gente y todo pintado de blanco y azul.Casitas de no más de dos plantas. Damos varias vueltas por este laberinto y nos acabamos perdiendo literalmente entre tanta callejuela, tienditas de todo tipo en las estrechísimas aceras y gente que abarrota los baretos y las terrazas. A pesar de todo estamos muy relajados, felices, esto es precioso y .tranquilo.

Cuando al fin nos encontramos regresamos al HotelLlegamos reventados y nos vamos directos a la cama.


Jueves 29 de julio del 2004

Nos levantamos a las 7:30 AM, ya no puedo dormir más y además tenemos cita con la tour operadora de Iberojet.Es una argentina de nombre Gabriela.Desayunamos mientras nos explica todo el tema, cuando cambiar de isla, horarios, visitas, excursiones, etc. Una chica simpática.

Salimos directos a un Rent a car donde nos pillamos un fiat seiscento amarillo, parece un limonín. Vamos a tratar de recorrer la isla de punta a punta como es nuestra costumbre.

Las carreteras son realmente malas, estrechas y bacheadas pero de ese modo contemplamos mejor el hermoso paisaje.Kalafatis, Agio Anna, Ano Mera (esta es la 2ª villa mas grande de la isla) Focos Beach, Mersim Beach, Panormos Beach, donde comemos y soltamos nuestras primeras palabritas en griego. ¡¡Que comedia pasamos con el camarero ¡¡ No se quien de nosotros lo pasaba mejor. Probamos nuestra primera comida típica griega y el café que se estila por aquí.

¡¡ Diossss !! el "Eliniko glico" (café griego dulce).

Curiosamente no cuelan el café, sino que directamente lo echan en la pota y en tu taza tienes dos dedos de posos en los que clavas la cuchara y se mantiene de pie. Como te lo cuento, no exagero. "Ton logariasmó parakaló: La cuenta por favor" le espeto al final de la comida. El tio se partia de risa, quizá mi acento no era muy logrado.

Seguimos ruta hacia Agios Sostis Beach, Agio Stefano Beach, Parango Beach, Paradise Beach y regresamos a la capital, Hora. Osea de beach en beach y tiro porque me toca. Os podéis dar cuenta que de playitas la isla no va mal.Unas desiertas , otras con sombrillas y hamacas y otras tipo vamos de botellón con dj. incluido y bafles gigantes, el desmadre padre. Esta noche nos apetece salir.

Cenamos en la terraza del restaurante Kostas. Lo más rico a destacar aunque todo esta bueno, las baklavas. Unos pastelitos típicos de hojaldre, pistacho y miel.Nos metemos entre el mogollón en busca de un local guapo para tomar algo tranquilos. Damos con varios pero nos gusto el “Veranda” donde nos tomamos unas “birras” y nos clavan 6 € por birra.Las callejas son un río de gente con gana de marcha pero no van pasaos de copas.Habíamos leído en alguna parte que un local que se llama “el Diablo” ponían música latina. Damos con el, tratamos de entrar pero dos gorilas con corbata nos lo impiden.

Nos miran y dicen muy serios: "Only for english" y nos señalan con la mano que largo. Me puse un pelin de mala ostia, pues no llevabamos tan mala pinta, claro que tampoco teníamos pinta ingleses, eso no. Nunca supimos si era un local de música latina.

Ya cansados de todo un día sin parar regresamos al hotel. Son las 2:00 PM.


viernes 30 de julio del 2004

Hoy a las 8:00 AM ya danzo por la habitación, tengo que devolver el coche temprano y lleno de gasolina tal como me lo entregaron, sino me cobran suplemento.

Trato de buscar una gasolinera no muy lejos y voy yo solo, sin Karol mi guia y copiloto. ¡¡ un campeón !! encuentro una , lleno y regreso sin perderme. Y os aseguro que por aqui eso no es tal facil.

Entrego el bonito coche color limón, que no era muy 4x4, pero se comporto en alguos tramos como tal.En total recorrimos 107 km. en un solo dia por una isla pequeñina pero eso es lo que tiene la vida del turista.

67 € por el alquiler, un autentico palo pero no tenia más elección y odio los buses, ademas sino es por libre con un coche, no ves una mierda.

Le digo "bye bye" al tio del rentacoches y me largo con prisa al hotel para desayunar y bajar al puerto donde nos espera un barquito para navegar a la isla vecina, Delos.

"Coffee with milk and sugar, please y unos bollos de esos", espanglish turistico. ¡¡Bueno, ya se pedir el desayuno!! solo un problema. La leche era tipo avión en una tarrina de esas tamaño dedal.

Pero no tengo tiempo ni vocabulario para cuentos, nos lo zampamos y pateamos hasta el puerto que esta a 15 minutos del hotel.

Delos es la excursión que nos vendio la touroperadora ayer. Yo ya habia leido sobre esta isla y nada más oir el nombre dije muy seguro: "Apuntame dos para mañana".

En la misma excursión coincidimos con Karmele y Maijo las chicas vascas que comparten hotel con nosotros.Ellas tambien van a hacer el mismo tour por las mismas islas y los mismos dias.

En el puerto nos espera la guia que nos dara las explicaciones de lo que veamos en las excavaciones.

Una señora con más años que el fondo del mar.¡¡ Ostias !! pues la mujer es una cachonda, supersimpatica, habla perfectamente en español y nos enseña todos los secretos de las ruinas de la ciudad griega que compone la islita de Delos.www.atenea-nike.com/pagina_56.html

Es una maestra de niños pequeños ya retirada y nos da las explicaciones como si niños fueramos.Lo cual nos hace mucha gracia, nunca aprendimos tanto de arqueologia. Imagina el cuadro cuando nos hacia repetir a todos a coro sus enseñanzas.

La acrópolis esta llena de curiosidades. En la antiguedad fue un importantisimo puerto con un enorme mercado de productos de todos los rincones de Europa, Asia y Africa. Como dice la guía un supermarket.

Nos mostró mansiones echas de marmol blanco, tiendas con sus mostradores, estucos que aún brillan al sol, incluso la más antigua agencia de viajes. Una estancia con ventanilla para expender pasajes de barco.

El ágora o plaza mayor, un teatro enorme y algo muy curioso.

Existe una gran red de canalizaciones subterraneas que recogen el agua del monte Cintos y convierten el subsuelo de toda la acropolis en un lago subterráneo. Aún hoy funciona a la perfección y no tenian titulo oficial de fontaneros ni leche. Una auténtica maravilla de la antiguedad que os invito a conocer si os vais por alli.

Es la hora de comer , el sol pega fuerte, regresamos a Mikonos.

La travesia una gozada, navegando por las azules aguas del mar Egeo.

Damos unas vueltas por la ciudad "Hora"en busca de un restaurante guapo para comer. Cada rincón del pueblo es una preciosidad, sumamente fotogénico.

Por fin encontramos una sombra fresca muy acogedora en una terraza y mira por donde la carta escrita en español.Ahora que me estaba acostumbrando al pichinglish e incluso al griego.De echo tratamos de usar todas las palabras que vamos aprendiendo y la gente de aquí se muestra muy simpática y les gusta que intentes hablar en su idioma.

Comemos estupendamente como es costumbre por aquí y al final le suelto el “ton logariasmó, parakalo” que no cuesta nada ser amable y como les hace gracia pues “ala” a chapurrear el griego. Un largo paseo por los rincones del pueblo fotografiándolo todo pues todo nos llama la atención, las casas tan blancas de puertas y ventanas azules y mezclado entre las casitas las cúpulas de pequeñas iglesias que dicen que son familiares, o sea que cada familia reza y cuida su propia pequeña ermita. Las calles empedradas casi todas y tan estrechas que los repartidores usan unas furgonetas tan estrechas y tan pequeñas que solo coge el conductor. También reparten la fruta por las tiendas con burros y curiosamente a las patatas las llaman “patates” como en Asturias. Y a las mazorcas de maíz también como el bable “panoyas”, alucine cuando lo hoy en plena calle. Di la vuelta y dije, coño un asturianu. Entre vueltas y revueltas descubrimos un grupo de pelícanos.¡¡ Que grandes son!! , nos llegan al pecho y esos picos enormes nos resultan muy curiosos. Al parecer son ya famosos y siempre se están paseando entre la gente. Hasta posan para las fotos. El azul intenso del cielo, las vistas del mar y el fortísimo sol nos invita a visitar alguna playa cercana. Vamos al hotel y preparamos la mochila con los trastos de playa. Tenemos que tomar un bus que nos lleve a alguna da igual cual sea, todas están guapas. Parece fácil pero error, no es así. Llegamos a una plazuela donde hay 6 u 8 autobuses y como tablón informativo una pizarra de estas negras de toda la vida apoyada en un árbol y van escribiendo en griego hacia donde van los buses y sus horarios, pero claro el alfabeto griego no se parece en nada al alfabeto español.Es inútil intentar entenderlo. Opción A: subir a uno a bulto a ver donde nos deja. Entramos en el primero que hay espacio y a empujones y estrujados entre los demás viajeros partimos con rumbo incierto, con gente de pie llenando el pasillo, con un calor de la ostia y apestados por pies y alas. Varias paradas en pueblos y ¡¡ playa a la vista !!.

Resulto ser Agio Sostis Beach. Una bonita playa con sombrillas de paja y hamacas. La casualidad nos hace coincidir otra vez con las chicas vascas que ya empiezan a ser colegas. Disfrutamos de la tarde de playa y vamos a la parada del bus de nuevo a probar suerte para regresar a “Hora”. 8:15 PM y ya casi es de noche. Ya de regreso en el pueblo, en la misma plazuela donde nos dejo el bus, damos buena cuenta de dos “Giros pita con patatas fritas y salsa sasiki. Que rico, nunca lo había probado. Ya bien entrada la noche de nuevo en el hotelito. Justo de vecinos de terraza tenemos una pareja joven 22 añinos, Kenneth y Anna , catalanes. Nos quedamos de charla los cuatro hasta la 1:30 AM. Parecen buena gente.Casualmente, en el avión de Barcelona a Mikonos el chaval iba sentado junto a mi y le presté unos auriculares que llevaba de mas, para evitarle que se los tuviera que comprar en el avión ya que no te los prestaban, eso si te los vendían por un hermoso precio, menudos ratas estos de las aerolíneas. No me había fijado en él pero fíjate, el mundo es un pañuelo. Quedó muy agradecido por el detalle. La noche es estupenda para no irse a dormir pero mañana nos trasladamos de isla y el ferry no espera por nadie.

sabado 31 de julio del 2004

Madrugamos un día más para hacer las maletas, Paros nos espera. Cuando trato de hacer mi maleta se me queda en las manos echa cachos.La manilla se desprende y se forma un agujero que cabe la cabeza. El vuelo no le sentó especialmente bien, me la dejaron como un sándwich después de atropellarlo el TALGO.La tengo que tirar directamente al contenedor y acercarnos al pueblo a pillar otra para seguir viaje. Ya en la recepción del hotel esperamos el bus que nos recoge a las 12:00 AM. Me despido de la señorina con un “gero polí”, o sea “encantado de conocerla”y descojonación general por la sorpresiva despedida en griego.Todo me lo sacaba de la guía de viajes que lleva un pequeño diccionario y a la primera oportunidad lo suelto. Ya, con buena amistad con las vascas y los catalanes nos llevan al puerto viejo a esperar el ferry. Nos tomamos algo antes de embarcar y pronto se va formando una gran cola. Tenemos que buscar nuestro hueco entre la gente o no encontraremos donde colocarnos cómodos en el barco y mira por donde aprendo una nueva palabra en ingles muy bonita que nunca se me olvidará. Como hay muchísima gente, caminamos un poco deprisa, esquivando todo el gentío con nuestros trollyes de más de 20 kg. Yo abriendo formación con el mío flamante y de pronto, siento “troc, troc” a la vez que rebota y me trata de frenar en seco. Miro atrás y una rubia con sandalias saltando y cogiendose los pies. Le digo con cara de susto “sorry, excuse me” y me responde a grito pelao, “fuck off”y alguna cosa mas que no le entendí. Miro a los colegas que vienen detrás y me los encuentro tiraos por el suelo descojonaos de risa.Cuando se calman un poco me dan la traducción de la rubia, de los dedos planos. Y joer, mira que me daba la sensación que me estaba llamaba guapo la chica de las sandalias. 15 ó 20 minutos mas tarde y ya casi dejando las risas arranca la cola y todos subimos al ferry, coches, camiones, maletas y turistas. Pero, un momento, en el suelo una cámara de fotos digital y nadie la lleva del collar ni nada. Pues me la quedo en vista que nadie pregunta por ella. No me parece de recibo ir preguntando entre los cientos de personas que andan por allí y el ferry no permite esperas. Yo ya tengo mi nikon f55 analógica pero mira una digital no viene mal.Aunque esta no vale dos duros es una “jenoptik”de mísera calidad. Ya todos embarcados, comemos juntos, charlamos y lo pasamos de puta madre contando anécdotas en el trayecto a Paros. Dos horas de navegación al sol, en cubierta, y atracamos en “Parikia” la capital de la isla de” Paros”. Nos trasladan a los hoteles, los catalanes en el”Hotel Vaya” curioso nombre y que lastima, a las vascas y a nosotros dos, a un par de kilómetros en el “Hotel Roses Beach”.Aún así la suerte esta de nuestra parte, el Hotel esta sobre la ciudad con preciosas vistas de la concha que forma la bahía. Que guapísimos atardeceres se ven desde aquí. Llega la guía de Ibero jet para darnos nueva información y vaya putada.Solo sabe 3 idiomas y ninguno coincide con el nuestro. A veces las agencias de viaje tienen estos detalles, lo mismo van y te regalan una camiseta o un pareo que te ponen una guía a la que no entiendes ni una palabra, son muy detallistas y muy majos. Después de un buen rato diccionario en mano tratando de sacar algo en claro, la chica hace lo que puede, nos damos por enterados de el día y hora del traslado a la próxima isla, eso es suficiente. Ya nos haremos la vida como de costumbre. Bajamos al pueblo Parikia y nos encontramos con Kenneth y Anna. Estuvimos mirando rent a car donde alquilar un coche para rular por la nueva isla y nos aprovechamos de Anna que domina el english estupendamente, para cerrar el trato. Ya cae la tarde y la cena también se cae en el restaurante Aeolo con una hermosa vista del puerto. Si una isla es guapa la siguiente más, estamos disfrutando a lo grande. Regresamos al hotel y disfrutamos de la calma de la noche en las hamacas de la piscina mirando la vista del pueblo desde lo alto, la bahía, las luces y el cielo estrellado. Esto es vida si señor. DOMINGO DIA 1 AGOSTO Amanece un día hermoso de sol, así que me tiro de la cama bien temprano, eufórico. Nos vamos a desayunar y suelto la frase que se de corrido, no sin cierta sorna claro.”Coffee with milk and sugar, please” pero un momento, aquí también mini dedal de leche. Cambio de planes, yo pido café solo y Karol leche sola, un buen vaso para cada uno, OK, mezclamos y ya tenemos dos vasos grandes de café con leche. Hay que utilizar el ingenio a falta de idioma y punto. Otra rareza con la que nos sorprenden, de postre fruta, higos maduros. Nos bajamos al pueblo en busca de los catalanes y conocemos otras dos parejas de españoles, Paco y Pepe de Alicante, e Inma e Iñaki de Navarra. Ya que somos 10 elementos con gana de marcha, decidimos alquilar un par de coches para ir todos juntos y compartir gastos y buena compañía. En el rent a car nos dicen que no hay nada hasta al menos las 10:30 AM. Logramos uno a las 12:00 AM. Cojo el primero que llega, un Suzuki Samurai descapotable y ¡¡coño!!, que mierda, se cae de viejo.. El volante con tanta holgura que dabas casi medio giro para cada lado sin que se movieran las ruedas. Kenneth y Anna decidieron pillar una Scootter en vista de la perdida de tiempo. El resto ya nos alcanzarán cuando les den el coche, consiguen un Fiat Seiscento que les entregan media hora más tarde. Allá vamos a rutear por la isla, con mi coche pegando botes y tirones además de ir de cuneta a cuneta pues lo del volante es imposible, un sufrimiento, menos mal que hay poco tráfico. Primera parada, Naoussa. Un pueblín pesquero guapísimo. Llenamos la panza en un restaurante y pronto llega el resto del grupo.Ya todos juntos seguimos ruta hasta Kostos, nadie a la vista. Recorremos las callejuelas de paredes blancas inmaculadas como todos los pueblos de aquí y topamos con una terraza en todo lo alto que parece un buen mirador para hacer fotos. Pues nada, abrimos una pequeña portilla y todos en tropel a la azotea de la casa. En medio de la terracita, bajo una sombra, una pareja que nos mira con cara de susto y se quedan con el tenedor de arroz a la altura de la boca y la boca abierta, sin pestañear.Que susto nos pegamos mutuamente, pero el colmo de la hospitalidad llega a tal extremo que además de invitarnos a sentarnos con ellos, les entregamos 6 cámaras de fotos y ¡¡ala!! a fotografiar. El arroz les quedó mas seco y frío que la mojama. Nos vamos dándoles las gracias y ellos encantados con una sonrisa de oreja a oreja. ¡¡Que maravillosas personas!!. Lefkes, otro pueblo del interior hermoso pero casi desierto como el anterior. ¿Que pasa aquí, donde está todo el mundo? Solo encontramos en Lefkes un pequeño bar, muy chulo, con una sombra de arbolitos y enredaderas. Nos tomamos unas limonadas y birras que sabían a gloria. En ese momento caímos en la cuenta que a las 2:00 PM todo el mundo se guarda del sol y se toma una siesta, excepto los turistas, esos valientes sufridores. Después del relax a la sombra, de nuevo el convoy en movimiento.¡¡Para vernos, que equipo!! Playa de Kolimbrites, ¡¡alto ahí!! Una gozada de rincón, rocas plagadas de erizos de mar, que por aquí no los comen y peces de todos los colores. Disfrutamos haciendo snorkel y tomando el sol. Llega el final del día y tenemos que regresar al hotel, pero de camino hago una paradita de cortesia en el Rent a car. Nunca vi hacer un negocio con tan pocas palabras. Mi cara decía todo y la chica del rent a car sin mediar palabra me cambió las llaves por las de otro cochecito. Este ya es otra cosa, no es un Mercedes pero al menos obedecen los mandos, además es descapotable también. Después de ducharnos y ponernos ropa decente, volvemos a Naoussa a cenar. Un montonísimo de gente abarrota las calles y locales del pueblo. ¡¡Joer!! parece un botellón, hasta hay malabaristas y come fuegos, vaya juerga. Cenamos en una taberna muy chula y como yo tomo la iniciativa y sugiero comidas y pescados al grupo. El camarero acabó llamándome “EL CAPO” Además daba la pinta con mi camisa negra y todo. Yo trataba con él, sobre comidas. Menuda comedia y cachondeo. Imagínate un griego que parlotea inglés y, un asturiano que parla mal hasta el español. Al final me invita y abrazados, el camarero y “El capo”, o sea yo, brindamos por el grupo con “Grappa”, un licor típico y fortísimo de aquí. Como dijo el guasón: “Only drink, el capo”Yo en mi línea, utilizando mis cuatro palabras en griego le digo “Ton logariasmó parakaló” o sea “La cuenta por favor” pagamos a escote pericote y nos vamos. De aquí a una heladería a comer unos postres. Desde ese momento me nombran “El traductor e interprete de griego” que cabronazos. Lo estamos pasando de puta madre, formamos una piña todos, a pesar de llevar dos días conociéndonos. Un par de copas después, pero sin alcohol para los conductores, regresamos al hotel, encantados del gran día.

LUNES 2 DE AGOSTO Pocas horas de sueño y ya en pie para reunirnos con la gente en el otro hotel, excepto Kenneth y Anna, que alargaron la noche y se les pegaron las sábanas, ya más tarde nos alcanzaran con la moto, todos los demás nos largamos a rutear por la isla. Pasamos por Moní Christou Dásous o sea el monasterio de Cristo de los bosques con una preciosa vista sobre gran parte de la isla y del mar. Por Petaloudes el valle de las mariposas. Miles de mariposas cubren una gran zona de este valle, entre mayo y agosto todas de la misma especie, impactante.Las tienen sumamente protegidas y controlan el parque varios guardas por el que cobran entrada claro esta. Saco fotos a los bichitos y solo se me ocurre a mí lanzar un pedrusco a la maleza para ver como salen volando todas las mariposas formando una nube. La nube la que me cayó a mi. Joder que bronca mas gorda me echó uno de los guardas y que feos se ponen para ponerte abroncar. No le entendí una mierda pero fue una bronca en griego para nunca olvidar. Próxima parada en Pounta en un chiringuito junto al mar. Aquí nos alcanzaron los dormilones con su moto. Mientras tomamos unas cervezas, decidimos coger un Ferry y navegar a la isla más próxima, que nos contaron que tenía cosas chulas para visitar. Embarcamos los dos coches y dejamos la moto aquí en Pounta. Antiparos a la vista. Después de atracar y desembarcar los coches, nos dirigimos a una famosa cueva llamada “La cueva de Antiparos”. Realmente preciosa, descubierta según dicen en la época de Alejandro Magno, desde la boca hasta el fondo 70 metros de descenso espectacular. Descubrimos muchas estalactitas rotas y otras muchas llenas de graffitis y firmas de todos los tiempos y épocas antiguas.Lord Byron entre otras muchas. Cuando salimos ya es hora de comer y junto al mar encontramos una bonita taberna con muchas mesas vacías. Nos sentamos con mucho apetito y pedimos de todas las delicias del lugar. Todo excelente, salvo un pequeño detalle, la gente de aquí son tan tranquilos que cuando conseguimos comer el segundo plato ya teníamos echa la digestión del primero, que lentitud por dios. La tarde la rematamos nadando en una playa cercana, casi desierta, de aguas claras poco profundas. Disfrutamos a lo grande, hasta teníamos en las cercanías restos de poblados. Pepe y yo nos fuimos a buscar trozos de cerámica por el entorno. En todas las excavaciones tiran restos sin interés, para los arqueólogos, a las escombreras, pero si interesantes para nosotros. Algo siempre se puede encontrar como souvenir barato y auténtico. Claro solo puedes encontrar trocitos, asas de vasija, cosas muy pequeñas. Se acaba la tarde, regresamos a Antiparos capital y embarcamos los coches de regreso a Paros. Cuando subo el coche al Ferry un percance inesperado. La maniobra de embarque se hace marcha atrás y a toda leche, aparcas y sales del vehículo, pues otro ya está aparcando a tu lado izquierdo a 5 cm. de tu lateral y solo tienes 20 segundos para salir. Salto del coche con mi mochila en la mano, atravieso la plataforma de cubierta y cuando llego a las escaleras un tío cachas de mas de 1,90m, me agarra por un brazo y me dice algo con cara de pocos amigos. Yo como no entiendo nada le digo:”No,no”, como el que rechaza un vendedor de relojes marroquí. Ostia la cosa fue a peor. Levanta aún más la voz y me trata de arrastrar al aparcamiento de cubierta. Yo empecé a dudar entre acojonarme y dejar hacer, o darle una patada en los huevos. Entre los coches mi amigo Iñaki que me llama y me dice que vaya a ver y me dice: El coche se fue hacia atrás y la defensa de un 4x4 se metió para adentro. El que te coge es su dueño. Quedo blanco como la nieve y no se que contestar. Gracias a dios Iñaki domina el inglés y habla con el dueño y el tío del barco, pero en esto de ¡¡que vamos a hacer ahora!! ¡¡boing!! la defensa del 4x4 recupera su forma original y no se nota nada de nada. ¡¡¡UUFFF!!!! que alivio. Me disculpo y el Sansón me hace señas que no pasa nada, todo OK. Cuando llegamos Iñaki y yo a la zona de pasajeros me temblaban las rodillas como gelatina, que putas las pasé. Es uno de esos momentos que te acuerdas de lo poco que aprendiste de inglés en el cole. Atracamos de regreso en la isla de Paros 20 minutos después en Pounta, que no hay que confundir con el pueblo de Pounta en la costa oeste. Ya de regreso en Parikia nos encontramos con las vascas, que se habían quedado solas y, cenamos con ellas. Para relajarme de las emociones del día y saltándome las normas del hotel, me doy un baño en la piscina a eso de las 2:00Am. Sublime final antes de irnos a la cama.
MARTES 3 DE AGOSTO Como todos los días me levanto casi con el sol, ya con ganas de marcha. No me sucede lo mismo cuando tengo que ir a trabajar. Todos prefieren dormir la mañana menos, Paco, Pepe, Iñaki e Imma, con los que nos vamos a rutear con los coches en busca de unas canteras antiguas de mármol blanco, que dieron prosperidad a la isla desde la era cicládica hasta los romanos.Estraían el mármol para esculpir columnas y estatuas. Recorremos un montón de carreteras estrechas y pistas de gravilla. En la lejanía se distinguen unos montes en los que se ven las canteras de Maráthi pero no hay forma de dar con ellas, están fuera de los circuitos turísticos. A cambio en un rincón perdido, encontramos el que parece ser el Monasterio de Agios Minas. Según las guías turísticas el más antiguo de la isla. En el tiempo que echamos un vistazo por fuera llega un taxi con un tipo extrañísimo, que parece ser el cura. Nos invita a entrar y aquello es como la cueva de los ladrones. Hace siglos que no se hace la limpieza, lleno todo de trastos, escombros y gatos, muchos gatos. El hombre pasaría de los 80 años con zapatillas de deporte y gorra de béisbol llena de “pins” de muchos países. Un políglota, que había recorrido medio mundo. Un personaje de peli de miedo. Pero un hombre muy enrollado y con muchísimas ganas de mostrar todo lo que guarda su derruido monasterio y contar sus relatos. Nos cuenta todo sobre el lugar aunque no entendimos ni media palabra, a excepción de Inma que habla ingles y que nos traduce algunas cosas. Incluso nos quiere poner algo de beber, a lo que nos negamos rotundamente con amabilidad, no me puedo imaginar como estará la vajilla si el monasterio esta como un gallinero. Conseguimos zafarnos con la excusa de que tenemos prisa lo cual es cierto, hay que dejar los coches a las 12:00 am. Ya sin coches recorremos el pueblo de Paroikia a pie. Visitamos un cementerio griego y la Ekatontapylianí, iglesia de las cien puertas. En realidad solo se pueden contar 99 puertas y ventanas y según la leyenda cuando se encuentre la puerta numero 100 Constantinopla volverá a Grecia. Aquí les “birlamos” unas chapitas que llevan relieves de brazos, piernas, cabezas, que la gente utiliza como esvotos para pedir por su curación. Souvenir gratis de recuerdo, menos mal que no nos pillo el cura barbudo con cara de muy mala leche. Precisamente nos estuvo controlando desde que nos vió entrar en la iglesia, tendremos cara de sospechosos. Paco y Pepe se van al hotel con su botín, mientras nosotros comemos con Iñaki e Imma en una terracita estupenda y después en un bus nos vamos los cuatro en busca de los catalanes. Habíamos quedado de encontrarnos en “Pounda” pero más tarde supimos que estaban en “Pounda Beach” con lo cual no los encontramos. Es igual, la playita en la que estamos es preciosa así que nos quedamos. Tomamos el sol, baños en el mar y un pulpo que nos entretiene buena parte de la tarde a Iñaki y a mi mientras las chicas Inma y Karol mi mujer toman el sol relajadas. Cae la tarde, regresamos al pueblo y acabamos el día, tras una rica cena en Parikia. MIERCOLES 4 DE AGOSTO Hoy madrugamos, como todos los días, aunque hoy con más razón pues toca rehacer maletas y cambiar de isla. Próximo destino Naxos. Se supone que nos llegaría un fax al hotel con el horario de recogida, pero no llega y nos impacientamos un poco.Espero que no perdamos el ferry. Para relajarnos mientras vienen a buscarnos, nos damos un baño en nuestra piscina de lujo con vistas, como dice Kenneth. Bien entrada la mañana llega el bus que nos traslada al puerto. Más de una hora de espera para embarcar, hay muchísima gente esperando en el puerto ya que Paros es el núcleo de la red de transbordadores de las islas Cicladas. Navegamos una hora y media aproximadamente lo que nos permite disfrutar del mar y del sol, entre pequeños islotes plagado de aves marinas, que espectáculo. Nueva isla a la vista, Naxos, hermosísima vista desde el mar. Atracamos en el puerto de Chora, la capital de Naxos. Nos instalan a todo el grupo en el mismo hotel, eso si, después de reclamar, pues a Carol y a mí nos quieren colocar solos en otro hotel a 500m. de nuestros amigos. No me dio la gana, todos juntos y punto. Accedieron al final. Es el hotel más guapo hasta ahora, dos pisos de alto y muy coqueto, al estilo isleño con toques de casa rural. El paseo por el pueblo de Chora nos hace descubrir unos rincones preciosos, calles adoquinadas, arcos, un conjunto arquitectónico antiguo muy bien conservado. Y el rincón más increíble, un pequeño islote llamado Palátia frente a la ciudad, unido por una lengua de tierra en la que se sitúa en todo lo alto la puerta de mármol de Portará del templo de Apolo.Un templo inacabado levantada en 522 a.C. Una puesta de sol digna de los dioses del olimpo nos despide del día.Uno de esos momentos que nunca se te olvidan. El pueblo se transforma en una especie de zoco al anochecer, laberinto de tienditas llenas de souvenir para los turistas. Es increíble el buen rollo que llevamos, somos como los 10 inseparables. Regresamos pronto al hotel, pues mañana tenemos que dar caña a los 2 coches que dejamos alquilados y la isla promete.

4 comentarios:

  1. ¿Todavía continuará más?... pues sí que te cunde hablar de viajes, voy a tener que aprender a resumir menos cuando cuento las cosas, jeje.

    Sólo por curiosidad... ¿cuántos días estuvisteis?. Si los vas a contar todos voy a ir alabando tu prodigiosa memoria ;)

    ResponderEliminar
  2. Al leer este relato, me hace volver a Mykonos y recordar aquellos dias tan estupendos que pasamos por allá. Un viaje inovidable. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Atención a la noticia Javi, uno de tus héroes de carne y hueso busca compañeros de viaje, no dejes pasar esta oportunidad:

    http://www.20minutos.es/noticia/466937/0/jesus/calleja/aventura/

    ResponderEliminar
  4. De buena gana me largaba de viaje con el "cazurru" pero va ser que mis clientas no me lo van a permitir. Je je je.
    Por cierto estuvimos 15 dias de vacaciones,creo que va ser mas largo contarlo que vivirlo, que se nos fué en un abrir y cerrar de ojos.¿Tu que opinas?

    ResponderEliminar