sábado, 23 de mayo de 2009

Mis Héroes viajeros




Hoy de pronto me dio por pensar en como cambian las cosas a lo largo de nuestra vida y lo que nos parece un sueño, con los años se convierte en una realidad casi sin darte cuenta.
Hace veinticinco o treinta años las cosas eran muy diferentes a lo que tenemos hoy día al alcance de casi todos los bolsillos. Parece que no podemos concebir irnos de vacaciones sin contratar un circuito por algún país de estos que nos venden las agencias de viajes. Dicho sea de paso se convirtió en un buen negocio, la muestra es que
proliferan las agencias más que los hongos con la humedad.
En los últimos doce o quince años, no se exactamente, vivimos un boom turístico en España, cosa que ya ocurría en otros países de Europa mucho antes, pues no debemos olvidar esas oleadas de “guiris” por toda la geografía española , ingleses, franceses, alemanes, esos ya habían emprendido la practica del turismo muchísimo antes que nosotros los españolitos.
Una gran infraestructura hotelera, las facilidades para pagar los paquetes vacacionales, la publicidad que nos fríe con imágenes paradisíacas, centros de ocio, los spa (antes llamados balnearios y eran solo para abuelitos, que cosas tiene la vida) el abaratamiento de los vuelos, etcétera cumplió su cometido a la perfección.
Recuerdo cuando los viajes a Sto. Domingo, Cancún y otros destinos caribeños eran solo para esos recién casados en sus viajes de novios, eso si tenían unos ingresos generosos o habían hecho un buen negocio con su boda y eso solo era una vez en la vida. Nada de ir todos los años a destinos lejanos diferentes.
Y esto solo remontándonos solo unos añitos. No hablemos del viaje de novios de nuestros padres, en concreto los míos se pudieron ir de Asturias a León en tren y pasar un fin de semana en una cutrepensión con baño compartido.
Incluso mi viaje de novios con mi mujer claro esta, veinticinco años después que mis padres, que ya fue la ostia, comparando.
Ruta de quince días recorriendo la costa gallega desde Vigo hasta regresar a Asturias con un SEAT 127 de tercera mano y sus 18 añitos, de camping. o pensión según cuadrara, pues no llevábamos nada concertado.Esta aventura ya os la contare un día de estos, fue cojonuda.
Una cosa si aprendí, no importa lo lejos que viajes sino lo a gusto que lo hagas y la buena compañía con quien compartas el viaje.Recuerdo mi viaje de novios con muchísimo cariño pues disfrutamos como si de un crucero por los siete continentes se tratase.
Todo esto me llevo a lo que titulo “Mis héroes viajeros” pues mi ilusión y la de mi mujer es poder viajar sin límite de tiempo, ni limite de lugares, ni países sin parar nunca mucho tiempo en ninguna parte.
Pero como la diosa fortuna no nos toque con su varita o mejor dicho como doña lotería, don cupón o doña quiniela no nos sorprenda con muchísimos euros algún día, esto se hace harto complicado.
No obstante no está todo perdido y os lo puedo explicar a continuación.
Desde muy joven y aún en la actualidad, las películas y los libros que realmente más me llegan son los que tratan sobre aventuras y viajes a lugares exóticos sobre todo si se tratan de viajes verdaderos contados por esos viajeros que se decidieron a saltarse la rutina y buscar otra forma de vida.
Sobre las películas son muchas y no voy a enumerar una larga lista y sobre la literatura el primero de los escritores que tengo más afecto y sobresale sobre todos es un Tinerfeño, Alberto Vázquez Figueroa. De hecho puedo decir que soy fan desde el primer libro que leí de él, Tuareg. Algunos de sus libros fueron llevados al cine en concreto este último. Pocos de ellos me faltan por leer y es muy prolífico escribiendo.
Todos estos libros y otros de diferentes escritores pero en la misma línea no dejan de ser historias ficticias.
Pero por casualidad en enero del 2002 cayó en mis manos el libro que hizo que mis ilusiones por salir de esta rutina eran posibles y lo mejor que no se necesita disponer de cuantiosas sumas de dinero, sino solo, que no es poco, de cuantiosas cantidades de valor y coraje inagotable.
“Aventura a toda vela”. Una historia real de una familia vasca, que durante 17 años dieron la vuelta al mundo en barco. Construido por el cabeza de familia Santiago González Zuzundegui y con poquísimos medios se embarcó con su mujer y sus dos hijos de 8 y 9 años en una forma diferente de vida a la que tenia trabajando en la fábrica.
En julio del 2008 de nuevo otro libro aún mas sorprendente si cabe cae en mis manos. Álvaro Neil ,asturiano con trabajo fijo como notario en Madrid.
También un soñador que con un par, hizo y aún sigue, en lo que él tituló “Kilómetros de sonrisas”.
Dejó su trabajo, vendió su coche y con lo que sacó se compró una bici y 80 kilos de bártulos y se lanzó a recorrer Sudamérica regalando sonrisas allá por donde pasaba. 19 meses, cerca de 32.000 Km. y 49 espectáculos para más de 20.000 personas. Se hace llamar Biciclown.
Un clown que tan solo a fuerza de piernas y corazón esta actuando para muchos niños pobres del mundo regalando maravillosas sonrisas sin pedir nada más a cambio, que el placer de hacer reír a los niños y el placer de ver el mundo desde sus dos ruedas respirando el aire y oliendo el mundo. Todo su presupuesto 5 € diarios.
Cuando termino este hermoso viaje reemprendió la marcha esta vez por todo África.
987 días, 37.695 km., 30 países, 40 espectáculos para más de 10.000 personas.4 Malarias y un montón de experiencias peligrosas no fueron capaces de vencerle.
En el momento de escribir esto esta sobre su bicicleta en algún rincón de Asia, viaje en el que esta en estos momentos.Puedes seguir su recorrido en. http://www.biciclown.com/
En conclusión, mantengamos nuestras ilusiones pues son las que nos hacen vivir el día a día con mas intensidad.

viernes, 8 de mayo de 2009

Subida al Collado Torones

Viernes 1 de Mayo del 2009

Hoy es día de fiesta, el primero de Mayo, el día del trabajador.
Ya que no trabajamos nos apetece aprovechar el día para hacer alguna ruta por las montañas de Asturias.
Son las 7:00 AM cuando subo la persiana de mi habitación y se me queda la cara larga. Esta totalmente nublado y parece que amenaza con llover. Creo que hoy no hay nada que hacer.
Me vuelvo a acostar desanimado y me duermo hasta las 10:00 AM. A esta hora vuelvo a mirar por la ventana aún con esperanzas de cambio y sigue igual que al amanecer.
De pronto nos da el puntazo y saltamos de la cama diciendo: “Si llueve como si caen chuzos de punta, pa que coño están los chubasqueros”
Para nada nos apetece pasar todo el puto día mirando la tele y planchando el culo.
Nos preparamos los bocatas y las mochilas y a las 11.00 AM ya estamos en carretera.
Ya no es tan temprano como para ir muy lejos, por lo que decido que nos quedemos en nuestro concejo, que hay muchas rutas por hacer y no hicimos aún casi ninguna.
Se me ocurre que podemos subir al collau Torones que comienza en Naveo, un pueblo que esta subiendo el puerto Pajares a pocos kilómetros de nuestra casa.
Desde Pola de Lena tomamos la autopista A 66 hasta Campomanes y ahí tomamos dirección al puerto Pajares por la N.630. A 2 Km. y medio de Puente de los Fierros a la izquierda encontramos el desvío hacia Naveo.
En media hora ya estamos en el pueblo. Dejamos el coche junto a la primera casa que es el sitio más amplio que se puede encontrar para aparcar en casi todo el lugar. Tiene callejas muy estrechas y paso de dejar los espejos así que ahí queda bien.
Nos enfundamos las polainas, las botas Goretex, mochilas al hombro con las cantimploras llenas y a caminar se a dicho.
Cruzamos el pueblo y cada cuatro pasos encontramos algún vecino que nos hace preguntas y de paso nos da instrucciones de la mejor forma de subir al collado.Cotejamos todas las respuestas y miramos el mapa para rehacer la ruta a nuestro gusto.
El día parece que va a peor, ahora incluso orbaya un poco.
Salimos del pueblo por la parte alta a la derecha por una pista hormigonada que lleva a la iglesia del San Pedro de Cabezón y su cementerio. Frente a esta un hermoso texu.
Seguimos la pista en zigzag con buenas vistas al pueblo de la Romia y a lo lejos Llanos de Somerón, subiendo en bastante pendiente pero con muy buen piso, por la pista pueden subir 4X4 sin dificultad.
El día va mejorando rápidamente y ya hay grandes claros, empieza a hacer calor y aunque caminamos suave estorba el polar fino.
Llegamos a un punto en que se bifurca la pista en tres direcciones, justo en un alto. Estamos a 1015 m. aproximadamente.Dejando una pista que sube a la derecha y otra que marcha en llano a la izquierda seguimos por la del medio aun en pequeña rampa.
Pronto se hace llano y seguimos por ella dejando un camino que sube a la derecha empinado. Cruzamos una reguera que cruza el camino, todavía en pista aunque ahora no esta hormigonado, pero tiene buen piso. Cruzamos una portilla grande seguimos siempre en llano y topamos con un salto de agua que aprovechan para producir electricidad encauzando el caudal por tubos.
La cascada es bien hermosa, pero cuidado que el cemento resbala que te cagas. Yo tuve la mala experiencia de pisar en el y marché como si fuera hielo hasta caer de pié por suerte en el reguero. Aquí acabamos el camino pero improvisamos subiendo por un costaraplón entre castañares y subimos por un prado muy pendiente hasta saltar por su parte alta el muro de piedra que lo separa de otra pista que continua en llano.
A 50 metros a la derecha se ve un trozo de la vía del tren con las columnas metálicas que sujetan la catenaria.
Continuamos a la izquierda en llano hasta llegar al Collado Torones (1.049 m.) que vamos viendo todo el camino desde lo lejos, coronado por un crestón calizo. Justo sobre el collado en el que hay un prado cerrado de muro de piedra en forma circula encontramos un enorme depósito redondo que utilizan para uso forestal en la prevención de incendios y junto a este un bebedero para el ganado.
El cielo esta ya azul totalmente, no se ve ni la menor nube, que suerte estamos teniendo con el día, quien lo diría esta mañana.
Cruzamos el collado en dirección al crestón calizo y tenemos una maravillosa panorámica de todo el valle.
A la izquierda hay una caída a plomo de muchos metros que impresiona. Podemos ver tras el alto que hay detrás de llanos de Somerón el macizo de las Ubiñas aún con mucha nieve en las cumbres.
Disfrutamos de un merecido descanso, bocata y vistas esplendidas.
Son las 4:30 PM cuando decidimos bajar hacia Naveo de nuevo pero siguiendo ruta circular.
Rodeamos en dirección contraria a las agujas del reloj el crestón en el que comimos por un camino estrecho, dejando una cuadra a la derecha del camino.
El camino pronto va desapareciendo comido por la maleza, estamos justo debajo del crestón y todo esta parte esta llena de espineras, artos y todo tipo de plantas punzantes. Pasamos un rato muy malo peleando con la vegetación a manos limpias apartando pinchos y arañando los brazos y las piernas con todo. Cuanto eché de menos una foz o un machete para abrir paso.
Menos mal que son unos 500 metros pero se nos hacen eternos y hay momentos en que parece que ya no podemos avanzar mas.
Que alivio cuando nuevamente topamos con un prado con una cuadra y ya hay camino ancho por el que bajamos hasta Naveo, sin más dificultad que el barro y la pendiente por la que tenemos que bajar con cuidado, para no sentar el culo en el barrizal. A pocos metros del pueblo enlazamos con un camino aún más ancho señalizado por el que seguro que hubiéramos bajado sin tantas dificultades.
Al llegar al pueblo los vecinos nos obsequian con un buen vaso de limonada fría de zumo recién exprimido que nos sabe a gloria.
Todos nos preguntan que tal el día y van sacando conjeturas de por donde fuimos y donde no teníamos que haber torcido, pero se trata de explorar lo nuevo, no los caminos trillados, sino ¿donde esta lo bueno de patear por el monte?
Hoy anduvimos unos 9 ½ Km. aproximadamente en ruta circular, estamos un poco cansados y muy satisfechos del recorrido elegido.
Cuando llegamos al coche Karol echa de menos su forro polar que llevaba amarrado a la mochila por fuera.
Seguro que en la zona de tanta maleza se le enganchó a algo y se quedó perdido. Me da rabia y me apetece regresar a buscarlo pero ella no me deja, que no merece la pena el esfuerzo.
Ya estamos en el coche de nuevo, son las 6:30 PM y la tarde esta tan soleada que no apetece ir para casa tan temprano, así que subimos el puerto Pajares y paramos en los remontes de las pistas de esquí de Valgrande. Ya están cerradas a pesar de tener nieve pero es nieve malísima.
Vamos un poco más allá hasta Arbas del puerto a ver la colegiata de Sta. Maria. Aunque su origen se retrotrae al siglo X, la iglesia actual es de comienzos del XIII, en un estilo románico tardío según leímos en el cartel informativo situado en su exterior.
Damos vuelta hacia Asturias de nuevo y justo en el punto donde se une Asturias y León paramos en un barin a tomar un café bien caliente que ya ha estas horas el frío nos esta dejando sin orejas.Se va poniendo el sol, son las 9:00 PM volvemos a casina.