jueves, 18 de septiembre de 2014

(Cap.1) Asturias-Cabo Gata-Asturias, 4100 km en moto.


KM 0. PUNTO DE PARTIDA.
PRIMER DIA
Viernes 15 de agosto


Por fin, la espera se hizo larga pero, ¡¡ que coño !! al final todo llega y estamos preparados para irnos de vacaciones, la moto a punto y nosotros listos. Será el tercer viaje de largo recorrido que hagamos con nuestra Honda Shadow, nuestra invencible "spirita". 






En esta ocasión queremos recorrer y conocer una buena parte del este de España.
Sobre el mapa llevamos un buen montón de pueblos y lugares interesante subrayados para visitar y nos marcamos como objetivo llegar a Almería, concretamente a Cabo de Gata.

En el primer viaje largo que hicimos en moto (2011) llegamos a Cabo San Vicente al cabo más al suroeste de la península en Portugal, en el segundo viaje por los Pirineos (2012) a Cab de Creus en el cabo más noreste en Gerona y ahora queremos plantar la bandera en la otra punta del mapa, en el cabo sureste en Almería el Cabo de Gata (2014).













Es temprano, arrancamos rumbo sureste, esta vez con un poco menos de equipaje que la última vez pues no llevamos ni tienda de campaña, ni sacos de dormir, ni colchonetas para acampar,  queremos un extra de comodidad pues decidimos que en estas vacaciones dormiremos en cama y con techo y pasamos del tema camping.








Asturias se queda atrás, algo nuboso pero sin lluvia, tampoco encontramos niebla subiendo el puerto de Pajares y una vez entramos en la provincia de León el resto del camino es soleado aunque con temperatura fresquita y maravillosa para rodar en moto.


Vamos eufóricos, con la ilusión que se tiene el primer día de escapada y sabiendo que tenemos un montón de días por delante para ir a nuestra bola, improvisando, rodando libres.



 Atravesamos sin contemplaciones las provincias de León, Palencia, Burgos y llegamos a Soria capital solo parando para repostar, pues esta parte de España ya la conocemos de otras escapadas.


A las afueras de Soria nos aprieta el hambre y decidimos que ya es hora de descansar y comer algo. A las afueras de Soria vemos un McDonald, pues no miramos más, por ahora nos vale.



Ya queda poco para llegar al punto de destino de hoy Almazán. A 32 km de Soria tenemos nuestro alojamiento para esta noche, el único hotel que llevamos reservado desde casa.







Hotel Villa de Almazán **** un lujoso alojamiento a las afueras del pueblo, al que no le falta ningún detalle por 55 €/noche. Lo pillamos a través de Bookíng (haré publicidad gratuita de Booking pues nos hizo muy comodo y sencillo el tema alojamientos).
Por cierto en la lista del precio del hotel pone 150 €, nos ahorramos una buena pasta.



Son las 5 de la tarde, ya estamos instalados y despojados de la ropa de moto. Más ligeros con el uniforme de turistas nos vamos a dar una vuelta al pueblo.


A partir de este pueblo, todo lo que visitemos será nuevo para nosotros, por delante muchas provincias y tierras desconocidas, estamos ansiosos por hacer kilómetros y disfrutar de la aventura. Esperamos que el viaje nos vaya ofreciendo muchas sorpresas pero de las buenas.


Almazán significa "El Fortificado "es bastante chulo y muestra un bonito casco histórico con rincones muy fotogénicos


y aún conserva un buen tramo de muralla que se asoma sobre el rio Duero.



Puerta de Herreros















Puerta del Mercado S. XII-XIII junto a ella, en la Edad Media estaba el barrio judío y cerca de la misma se celebraba mercado en aquellos tiempos, de ahí le vino su nombre.


Puerta de la Villa que da entrada a la Plaza Mayor











Y la Plaza Mayor, un buen sitio para tomarse una cerveza bien fría es alguna de sus terracitas.








y así lo hacemos, cervecita fresca. No todo va a ser patear y fotografiar piedras viejas.




Mapa de Ruta del primer día desde Pola de Lena hasta Almazán.






SEGUNDO DÍA
Sábado 16 de agosto

A las 6:00 de la mañana ya tengo los ojos como platos y no puedo dormir más, soy un ansias, lo reconozco.
Dejamos el hotel temprano,  nos tomamos un café en un bar del pueblo y enseguida empezamos la ruta del día. Hoy queremos llegar a dormir a Zaragoza.




Tomamos dirección Ariza y Cetina con un paisaje casi llano sembrado hasta donde alcanza la vista de girasoles.

Y pasamos por Calmarza donde el paisaje casi llano se convierte de repente en profundos cañones rojizos con una buena población de pinos.



Son cañones espectaculares, donde anidan cientos de buitres en las docenas de huecos y covachas que se ven en la pared a muchos metros sobre nuestras cabezas.


Y llegamos a Jaraba. Parada obligada, el Santuario de Ntra Sra de Jaraba tan colgado de la pared como los nidos.



 La iglesia fue contruida en el siglo XVIII sobre la primera capilla que ya existía, ahora las dos forman una sola junto con la casa del santero.











El entorno es una pasada, impresionante.









Siguiendo el camino peatonal más allá de la ermita podríamos ver el Barranco de la Hoz Seca y las pinturas rupestres pero no es nuestro caso, no vamos vestidos para la ocasión. Las botas y ropa de moto no son apropiados para el senderismo.


Pasamos a continuación por el pueblo de Ibdes y callejeamos con la moto hasta conseguir llegar a todo lo alto, a la iglesia de San Miguel. Parece que la gente espera para la misa y debe ser celebración especial pues a la bajada nos topamos de frente con la procesión que subía con los santos a hombros.


Nuévalos un pueblo que parece vivir volcado en el turismo lo dejamos al lado del Embalse de la Tranquera y un bonito ascenso con vistas realmente hermosas nos lleva al famoso "Monasterio de Piedra". Un talismán para el turista.
Imposible para mi paciencia hacer la visita hoy. Nos topamos con docenas de turistas haciendo larga cola y encima la entrada vale 15 €/pers. suficientes argumentos para pasar de visitarlo. Nos piramos sin más, quizá a la vuelta nos pasemos por aquí a ver si hay más suerte y menos peña.



De aquí directos a Calatayud. La canción dice que "si vas a Calatayud pregunta por la Dolores", nosotros en cambio lo que hicimos fue preguntar por un restaurante que diera bien de comer.







                                                                  Castillo de Ayub de Calatayud.







Subimos al castillo sin bajarnos de la moto, callejeando por una carreterucha que me hace
sudar por el mal piso y el trazado en fuerte pendiente, patinando las gomas sobre el empedrado viejo.




Desde un mirador tenemos una vista preciosa de todo Calatayud.


 Un buen laberinto de callejas de bajada nos acaba llevando a un restaurante en una calle céntrica del pueblo. Están en fiestas, hay mogollón de gente por las calles, charangas callejeras, un fiestón vamos. Nosotros en cuanto comemos nos largamos de aquí que el resto lo damos por visto.




Siguiendo nuestro camino, la carretera es hermosa, rutera, a veces rectas infinitas a veces curvas bien trazadas y vamos solos, no paso ningún coche por aquí.
Las autovías son muy ventajosas para ir de un punto A a uno B rápidamente pero matan pueblos y negocios. Toda la ruta que seguimos está plagada de negocios cerrados,restaurantes, gasolineras, todo muerto.


En nuestro rodeo para evitar la autovía a Zaragoza pasamos por Daroca.






Hacemos una muy apetecible pausa para refrescarnos y una visita al pueblo y pasamos por la "Puerta Baja" entrada principal de la población.


El pueblo cuya calle principal empedrada lo recorre de punta a punta, tiene según los paneles informativos, cuatro kilómetros de murallas, la más larga y mejor conservada de Aragón, un par de puertas y el Castillo de Daroca, antigua alcazaba musulmana.


La fuente de los 20 caños que fue construida en 1639 para conferir una entrada triunfal a la ciudad, las calles empedradas no dejan duda y dan el toque final de población histórica.


Y la otra puerta "La Puerta Alta", no rebuscaron mucho para ponerles nombre.


Visto Daroca damos gas de nuevo y no paramos ya hasta la misma puerta del
Hotel Zaragoza Royal *** 60 € alojamiento con garaje cerrado y desayuno incluido.



No está mal del todo,aunque se ve un pelín viejo a nosotros nos vale, por supuesto no somos de andar con esas pijadas.
La moto bien aparcada, duchita rica y a patear por las calles de la ciudad.




Nuestro hotel  esta pegado al Paseo Gran Via, pasamos la plaza de Aragón



y el Paseo de la Independencia para llegar al final de la calle peatonal Alfonso I donde damos de frente a la Basílica, la Pilarica, impactante, superlativamente grande, una mole.


Tanto que no encontraba el ángulo suficiente para fotografiarla entera.


Y estos frikis paseándose por la plaza delante de la basílica con crucifijos y una pancarta que pone "Gloria a Dios, Ay de mi si no evangelizo por las calles" personalmente creo que ya no tienen edad para hacer el "cenutrio"

El que señala con el dedo los echó a patadas en el culo, no se el motivo ni que tipo de autoridad podía tener el tío.






La Plaza del Pilar que alberga la Basílica es espaciosísima y además de varias estatuas lo más llamativo es la fuente, diferente, rarilla, que me pareció muy original. Al parecer se erigió esta fuente en honor a la Hispanidad en 1991. La fuente representa en su totalidad un mapa de Latinoamérica desde la Península de Yucatán, América Central y Suramérica hasta Tierra de Fuego.




No dejamos de visitar el interior de la Basílica y por dentro es aún más superlativa, mármoles, pan de oro, coronas, mantos, piedras preciosas incrustadas, siempre me da que pesar si para mantener la fé de los feligreses y devotos es necesario todo esto. Si no estoy equivocado la religión cristiana premia la humildad de las personas y de sus corazones y castiga los pecados capitales. La verdadera gente de fé, digo la verdadera, la sana de corazón, la humilde ¿verán ellos esto con buenos ojos?¿Y Dios Todopoderoso como lo juzgará?
No recuerdo en ningún pasaje de la biblia que Dios ó sus profetas necesitara amasar ingentes cantidades de riquezas para evangelizar, siempre leí precisamente lo contrario. Amén.



Dejo atrás mis incultas cavilaciones y unas calles más tarde se nos abre el apetito. Casualmente y sin tener ni idea nos metemos en un local que parece que regalan la comida pues está que se desborda. El local se llama "El Calamar Bravo" y claro pedimos lo que todo el mundo un bocata de "calamares bravos" y unas patatas con salsa brava, regado con cervecita fría. De echo es prácticamente lo único que sirven y no se porque del éxito si solo es pan con calamares rebozados fritos con mayonesa y salsa picante. Cuando se pone de moda....se pone.


Mapa de Ruta de hoy, segundo día, desde Almazán a Zaragoza



TERCER DÍA
Domingo 17 de agosto


Hoy la que se despertó antes fue Carol, son las 8:00 de la mañana, miro por la ventana, el cielo esta azul y la calle desierta. Es normal, es domingo.




Desayuno continental en el hotel que tenemos incluido y salimos de Zaragoza pero antes vamos hasta la otra orilla del gran río para ver la panorámica del Ebro con el puente de Piedra y la Basílica al fondo.


De paso hacemos foto al Puente del Pilar llamado popularmente "puente de hierro" que fue construido a finales del siglo XIX. A finales del siglo XX se le añaden dos planchas laterales para paso de vehículos, la central se reserva para peatones exclusivamente.




La carreterita desde Zaragoza nos lleva a Belchite,  al famoso pueblo, famoso desgraciadamente por haber sido punto estratégico durante la Guerra Civil. Se estima que en la Batalla de Belchite en 1937 durante la Guerra Civil Española murieron unas 5.000 personas en tan solo 14 días.



Poso frente a la puerta de entrada colocada desde hace algo más de un año para impedir el paso de turistas, curiosos y vándalos sin control. Ahora hacer la visita guiada cuesta 6 € por persona.


 Sangre, odio, muerte, destrucción y vergüenza de un país, mirémoslo con el color del cristal que nos de la gana.




Al finalizar la guerra, el régimen de Franco no permitió la reconstrucción del pueblo como recuerdo propagandístico de la Guerra Civil. Al lado hizo construir el Belchite Nuevo con mano de obra de prisioneros republicanos para los cuales se hizo un campo de concentración en las inmediaciones del que aún se conservan los restos. El campo estuvo activo desde 1940 hasta 1945 para albergar a sus 1000 prisioneros.





La guía nos fue dejando pinceladas de como fue la contienda y que tipo de armamento se utilizó y como los últimos habitantes vivieron entre las ruinas del pueblo hasta que lo abandonaron definitivamente en 1964 para ir a vivir al Belchite Nuevo.



 También nos mostró donde se deshacían de los muertos durante la contienda. Esto que ahora es una tumba-mausoleo antaño era un aljibe donde se guardaba la cosecha de aceitunas. Los muertos tanto de un bando como del otro fueron arrojados a su interior pues era humanamente imposible enterrar tantos cadáveres que se pudrían en la calles. Hoy día reposan sus huesos bajo esta cruz en el suelo.


Hace años, apareció esta urna de cenizas. Nadie sabe a quien pertenecen a ciencia cierta,  pero cuentan que dos soldados amigos de la época habían jurado que el primero que  muriera traería las cenizas del otro a este lugar.


 
La población fue asediada y finalmente construyeron túneles entre las viviendas para evitar salir a descubierto. Cientos de personas murieron sobre esta calle que ahora recorremos flanqueada de fachadas de casas que solo son un montón de escombros, por los disparos de un francotirador colocado estratégicamente en la ventana del edificio de la entrada.



 Se pueden ver claramente los impactos de bala y cañonazos



Interior de la iglesia de San Martín ,1938. La aviación arrojó bombas de 500 kg sobre el pueblo.



Convento de San Agustín

Las dos iglesias ahora igual que esqueletos acribillados aún conservan erguidos a duras penas sus campanarios.

Ahí voy flipando con pinta de corresponsal de los Sanfermines.

Incluso en uno de ellos aún se puede ver un obús clavado que no estalló. Muchos años después de la guerra los proyectiles que no habían explotado causaron mutilaciones a algunos vecinos de los alrededores al toparse con ellos en los campos.



Hoy día Belchite también es famoso por los sucesos paranormales, cacofonías, sonidos extraños, voces y otras movidas similares que algunos investigadores y programas de tv. consiguieron recoger en grabaciones y fotografías.


Tambien se utilizaron las ruinas como escenario para rodar un montón de películas y documentales, como ejemplo "El laberinto del Fauno" entre las más recientes.



Después de una interesante visita de hora y media a la testera del sol y a pesar de las botellitas de agua fría que nos dieron al entrar salimos sedientos.
Además de sedientos también estamos hambrientos así que al salir de aquí la siguiente visita es algún restaurante del pueblo.
Aún tenemos que ir hasta Cantavieja que es donde reservamos alojamiento a través de Booking así que en cuanto apartamos el plato atrás nos largamos raudos y veloces.


La carretera es verdad que invita a ir rápido pues es prácticamente una línea recta que se pierde en el horizonte y las pocas curvas que nos encontramos son amplias y con un firme de primera.


 
Pasamos por Andorra y no es Andorra La Bella,

Esta es un pueblo de Teruel que para nada me pareció bello al menos de paso, pues no lo visitamos a pié. Es zona de minas a cielo abierto y están todos los montes de los alrededores con las tripas al sol.





Y seguimos nuestra ruta por Alcorisa donde el paisaje cambia radicalmente.




 La montaña es más escarpada y la carretera serpentea a través de grandes barrancos.



Ejulve queda atrás y subimos el Puerto de Villarluengo de 1130 m. de altitud.





Carol posa al paso por el pueblo de Villarluengo.




Y finalmente llegamos a destino, Cantavieja.
El pueblo situado en un alto, en un otero es realmente guapo, casas antiguas de piedra y calles adoquinadas. Conserva un atractivo aire medieval. Se situa a 1300 m. de altitud y fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1981.





Y si el pueblo tiene encanto, pernoctar en "Casa Sara" es la guinda del pastel, por algo fue calificada con tres espigas por Asetur.



Nuestro alojamiento, Casa Sara, una casa rural decorada con buen gusto y la dueña una chica muy amable. Aunque se llama "Casa Sara" la dueña se llama Raquel, ella misma me aclaró que Sara fue su madre al ver que yo insistía en llamarla Sara.




Una vez instalados y con la moto en el garaje cerrado, (debajo mismo de la casa) salimos a cenar al "Restaurante Cuatro Vientos" y tras un breve paseo para bajar la cena nos vamos a la cama. El pueblo esta demasiado solitario por la noche y el cansancio que arrastramos nos invita al descanso.




Mapa de Ruta del tercer día desde Zaragoza a Cantavieja.



CUARTO DÍA
Lunes 18 de agosto


Hoy de nuevo me despierto pronto, a las 6:30 a.m. entra la claridad del día y claro como no puedo estar quieto también despierto a Carol y no muy contenta como es lógico.


El desayuno que tenemos incluido, es casero, casero, Raquel nos agasajó con rico café, zumo natural, mermelada casera, chorizo, salchichón, pan de hogaza, pastelitos, fruta fresca, vamos una pasada.




A las 9.30 a.m. ya estamos en la carretera, hoy sin equipaje. Lo dejamos en la casa ya que aquí decidimos pasar dos noches para descansar y relajar un poco. Al fondo se ven las casas de Cantavieja asomadas al borde.



Durante el desayuno habíamos cogido el mapa y trazamos una ruta circular que nos llevara hasta la costa.


La primera parada imprescindible el pueblo de Mirambel (pueblo medieval de obligada visita)
 
 Mirambel es uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Aragón. En 1980 todo el casco se declaró BIC por ser villa cargada de historia, conservando en su totalidad el recinto amurallado sin alterar la imagen y el ambiente Medieval.
La Reina Sofía entrego personalmente la Medalla de Oro de Europa Nostra por las tareas de restauración, a ella se le concedió el título de hija adoptiva de Mirambel.
 
 







Celosía sobre el Portal de las Monjas, antigua puerta de muralla adosada al convento de las Agustinas.

Convento de las Agustinas Ermitañas de 1564.

Dejamos atrás Mirambel, encantados con la visita.



Unos cuantos kilómetros más adelante llegamos a otro pueblo impresionante, Morella. Por supuesto también es imprescindible su visita.
De lejos ya llama la atención, coronado por su castillo, murallas y todo ello colgado en lo alto de una loma rocosa.



Nosotros no tenemos problema para aparcar, pero tampoco lo tiene cualquier visitante venga en el vehículo que venga, pues tienen un millón de aparcamientos en las afueras inmediatas estupendamente organizados, aunque eso sí hay que pagar. Las motos son las únicas que no pagan.





Antes de empezar la visita nos tomamos algo fresco para hidratarnos y comenzamos relajadamente la visita turística por las callejuelas empedradas y deliciosamente sombrías.



Es el clásico pueblo abarrotado de turistas y por consiguiente de tienditas para turistas pero se lleva muy bien al ser prácticamente peatonal excepto para residentes.




Un paseo por las viejas calles empedradas nos lleva a las puertas del castillo. Bueno más bien a las puertas del Convento de San Francisco que es por donde se accede a dicho castillo.




3,50 € la entrada y una subida a todo lo alto cojonuda. El Castell de Morella es como una tarta de tres pisos aprovechando la roca, es una fortificación del siglo XIII. En la parte más alta está situada la plaza de armas a 1.070 m. con las mejores vistas de Morella e incluso de la comarca de Els Ports.




Está bastante intacto pero casi todas las estancias vacías de mobiliario excepto un par o tres de exposiciones durante el recorrido, una de ellas recoge una colección de fusiles y recuerdos de la guerra carlista. Este cañón de artillería no corresponde con la época de las guerras carlistas sino que es de la Primera Guerra Mundial regalo del Capitán General de Valencia a Morella en 1854.







En realidad es un castillo diferente pues aprovecharon un roquedo, la "Mola", para ir construyendo las diferentes estancias, incluso algunas simplemente son cuevas con la entrada tapiada con muro de piedra.


Hoy tenemos suerte está un poco nublado y aunque hace calor el sol no pica demasiado , pues subir hasta la parte alta nos iba a dejar jodidos. Desde todo lo alto las vistas son grandiosa.


Para llegar arriba se sube una escalinata de 54 peldaños y tras atravesar un pasadizo entramos en la plaza.


Ahora solo queda bajar y bajar hasta volver a las callejas del pueblo.




Estos maderos están listos para las embestidas de los toros el día de la fiesta.


Miramos unos cuantos restaurantes que teníamos al paso y terminamos comiendo en un pequeño bar tranquilo, no está abarrotado de turistas, no es guapo, pero resulta que comimos muy bien y barato y sin el agobio de los restaurantes que dejamos atrás mucho mas "chic" atestados de peña. No me gusta ser parte del rebaño.

 
Ultimo vistazo a Morella y nos vamos.



Volvemos a subirnos a la moto y tiramos sin más paradas directos a la costa hasta llegar a Vinarós.

Es el primer contacto con el Mediterráneo, con la playa. Tras las fotos de rigor continuamos pues lo que queremos visitar realmente es Peñíscola.




Rodar pegados a la costa es muy diferente a las carreteras desiertas que llevamos hasta hoy. La costa está atestada de "guiris" franceses en su mayoría, carretera concurrida, pero la vista del mar es muy gratificante, nos gusta.


Y hago mi posado en Peñíscola, la estampa más reconocible de Peñíscola que desde 2013 forma parte de la red de "Pueblos más bonitos de España"


Carol también posa frente a la península que alberga el casco histórico con el Castillo del Papa Luna en lo alto.

Rulamos un rato por el pueblo disfrutando del entorno y en cuanto nos hartamos nos sentamos para  tomamos algo fresco en una terracita antes de retomar el regreso a Cantavieja.

En la ruta circular atravesando Alcalá de Chivert, Ares del Maestre, subiendo un par de puertitos chulos para romper la monotonía y tras ciento y pico kilómetros sin darnos tregua llegamos de nuevo a Cantavieja ya con el culo echo puré.

Iglesia Ntra Sra de la Asunción la última de las tres que Cantavieja vió construidas en el mismo solar en tan solo un siglo. La primera se derribó por ruinosa, la segunda se derribó 66 años después de su construcción por quedarse pequeña y la tercera aún majestuosa es capaz de albergar holgadamente sus dos mil habitantes.


Una vez en Cantavieja damos un último paseo, fotos varias y cenamos justo al lado de nuestra casa rural antes de irnos rendidos a la cama un día más. 




Mapa de Ruta del cuarto día de Cantavieja  a Cantavieja pasando por Peñiscola.
 


QUINTO DÍA
Martes 19 de agosto


No despedimos de Cantavieja tomando dirección a Teruel superando cuatro puertos de montaña de más de 1500 m. de altitud


Puerto de Cuarto Pelado 1657 m.
Puerto de Villarroya 1700 m.
Puerto de Sollaviento 1507 m.
Puerto de Cabigordo 1600 m.


Por supuesto la carreterita está bien curvada y solitaria, preciosa, como casi todas las que llevamos hasta ahora por donde rodamos.





Entramos en Teruel, coqueta, recogida, antigua. peatonal y acogedora en su casco histórico.

Aparcamos la moto en la Plaza de Pérez Prado frente a la torre. La Torre de San Martín que en realidad son dos (una construida dentro de la otra) fue erigida en 1316 y reformada en el siglo
XVI, es Patrimonio de la Humanidad desde 1986.


Caminamos hasta la Plaza del Torico centro neurálgico del terraceo y el tapeo, además de comercial y social desde la Edad Media.




Como emblema de la ciudad en la plaza destaca la famosa "Fuente del Torico" que en el centro tiene una figurita de un pequeño torito, que hay que ver casi con lupa, dituado en lo alto de una gran columna. En la parte baja cuatro cabezas de toro escupen agua que cae en la base de la fuente.


 Muy cerca de aquí también esta la oficina de turismo a la que nos fuimos a informar para ver el Mausoleso de los famosos "Amantes de Teruel"que casualmente nos queda a cuatro pasos de aquí.





Esta placa esta situada en la calle que lleva a él y que parece que por ella subió Isabel a poner fin a su historia de amor.



4 € por persona para verlos y esto es lo que te dejan ver. Me pareció abusivo el precio. Dentro de los sarcófagos por los agujeros de las celosías se pueden intuir más que ver las supuestas momias de los amantes. Y cuidadito con tocar el mármol y por supuesto fotos a los fiambres ni de coña.



Un paseo por el resto del casco histórico nos lleva al museo de Teruel (entrada gratuita). Y entramos aunque sin ganas, pero se está muy fresquito y eso se agradece a estas horas centrales del día.



 Nos hartamos de ver vasijas rotas, útiles antiguos de cocina, no digo que fueran interesantes pero.....


El chaval más sonriente del museo "el calaveras", utensilios prehistóricos, armas, herramientas y petos metálicos de la época romana.




Simpáticas maquetas de batallas, un mosaico del suelo de una villa romana y aparte de lo fresquitos que estuvimos dentro, lo mejor lo descubrimos en el último piso, en todo lo alto.


Un balcón que se asoma a la ciudad y nos regala unas vistas magníficas.



Lo siguiente fue buscar donde comer y dimos con un bar realmente chulo,"El Gran Café de Teruel"






Es un Café-restaurante que se inauguró en agosto de 2007 con diseño de un Café de finales del siglo XIX.



Además de comer estupendamente, el personal que lo atiende es muy activo y simpático, un sitio muy recomendable.


Dejamos Teruel contentos y haciendo el payaso.


y dejamos a un lado Jérica sin visitarlo, imposible parar en todo los pueblos desgraciadamente, necesitaríamos una año de vacaciones y va ser que no hay tanta suerte.




 Pero llegamos a Segorbe. En este si que nos paramos para investigar los restos del castillo que asoman entre las casas del pueblo en un alto.


























Nos acercamos lo más posible en moto y aparcamos.


 Da mucha pereza subir andando por culpa del calor que no acabamos de acostumbrarnos, pero merece siempre la pena por la vista incomparable que nos regala cuando llegamos arriba.


Del castillo resultó que quedaba muy poco que ver, aparte de unas ruinas y unas excavaciones abandonadas desde hace tiempo sin ningún cuidado. Solo queda regresar a la moto y marcharnos.



De nuevo en nuestra ruta subimos un pequeño puerto, el de Montemayor 951 m. y entramos en la provincia de Valencia.


Y llegamos y entramos por las calles de Chelva para hacer una visita sorpresa a nuestra amiga, "Morina" y a su hijo, que desde hace un tiempo es el párroco del pueblo de Chelva.
Ya tenemos muchísimas ganas de verla, la echamos tanto de menos....

Están en fiestas y llegamos a la Plaza Mayor donde esta reunido todo el mundo. Preguntamos a un vecino del pueblo si sabe donde vive el cura y enseguida nos indica como llegar a su casa. Para ello atravesamos entre el gentío con la moto para sorpresa de todos y nos adentramos por una calleja que apenas coge la moto. De pronto el callejón se convierte en bajada de peldaños y tenemos que seguir pues ya no podemos dar la vuelta. Pero la casualidad hace que justo donde acaban los peldaños salen tres mujeres de una casa frente a nosotros y fíjate una de ellas es nuestra amiga "Morina". Casi acabamos los tres en el suelo pues se abrazó a nuestro cuello sin dejarnos bajar de la moto y a punto estuvimos de caernos por su efusiva bienvenida.

Hoy su casa es nuestra casa y así nos hacen sentirnos, dejamos la moto guardada en su garaje y salimos a la fiesta.

 
 David, nuestro amigo el párroco, nos enseña su iglesia arciprestal.
 La Iglesia de los Angeles. Un edificio que se construyó entre 1626 y 1692 añadíendose en el s. XVIII el campanario y la capilla de la Comunión. 1887 se instaló el relój-torre mas original de la Comunidad Valenciana que además de dar las horas, marca el día del mes y de la semana.


Ahora de nuevo sus feligreses disfrutan de un retablo de una nueva talla en madera de una finura exquisita. El resto de la iglesia se ve deteriorado y como ejemplo David me contó que el enlosado del suelo está machacado y resquebrajado aún, pues durante la guerra incluso ocultaron tanques en su interior.


Haciéndose un selfi.


Parece ser que la costumbre de aquí es sacar mesas y sillas de casa y hacer cada familia o reunión de amigos y vecinos una paella sobre una hoguera en plena plaza frente a la iglesia. Algunas entran a concurso.


Nosotros nos lo pasamos de miedo, cenamos paella hasta hartarnos y disfrutamos del ambiente de la noche y la música hasta las 3:00 de la mañana.


Mapa de Ruta del quinto día de Cantavieja a Chelva.


SEXTO DÍA
Miércoles 20 de agosto



Dormimos de lujo. Desayunamos y charlamos largo y tendido poniendonos al día de su vida por Chelva y la nuestra, tambien la de sus conocidos, amigos y familiares allá en Asturias



y llegó el momento de la despedida, debemos seguir ruta aunque nos da pena dejarla tan pronto. Con ella y con David se está estupendamente son estupendísimas personas.

Anoche estaba fresquito pero hoy es el primer día que realmente el sol quiere derretirnos dentro del casco y la ropa de moto.

 Tiramos dirección a Requena, pasando por pueblos muy pintorescos


 como Chulilla.


 Chulilla, desde otro ángulo se aprecian mejor las murallas del castillo.



 Sor de Chera



al lado del Pantano de Buseo.


Y llegamos a Requena.
Bueno, Requena nos dio un poco por culo, pues estuvimos callejeando más de lo deseado asados de calor, sobre un adoquinado liso y deslizante a riesgo de irnos al suelo al mínimo descuido. Y todo por culpa de las confusas señalizaciones para encontrar la oficina de turismo.


Pero lo encontramos y justo en el momento que la chica se metía la llave en su bolsillo y caminaba calle abajo para irse a comer. Pasamos de molestarla lógicamente, aparcamos ahí mismo cerca del casco histórico y a patear.



Tropezamos casualmente con un buen restaurante justo delante de las murallas, bueno más bien debajo de las murallas




pues el comedor está en el sótano y sus paredes son la misma pared de la muralla. Es una pasada, excepto por el olor a cueva y humedad, pero dan bien de comer, Restaurante Los Cubillos.


















Después de comer no estamos para rollos, así que unas fotos y de vuelta a la moto.




Desde Requena y sin parar vamos directamente hasta El Saler que está pegado a Valencia por el sur y por hacer kilómetros rápidos y por que no queda de otra vamos por autovía.
No fue muy agradable el tramo, tanto por el fuerte viento racheado, como por la manada de camiones que circulan por ella.



En El Saler de nuevo vemos el Mediterráneo, pero el mar tiene olas y está picado, muy raro por aquí, será por el vientarraco que sopla.
Refresco en el chiringuito, un poco de sombrita, descanso y seguimos rumbo sur bordeando la costa.




Vamos al lado de la Albufera, entre el azul del mar y el verde intenso de la marisma, muy guapa estampa.




y asi hasta que llegamos a Cullera, donde decidimos coger el móvil y una vez más a través de Booking buscamos alojamiento aquí mismo.


Hotel Carabela II bastante cerca de la playa 89 € con garaje cerrado, es lo más barato que encontramos por aquí consecuencias de ser pueblo turístico y costero.


Y se pone el sol, un atardecer de película. No hay momento del día más relajante que el atardecer.


Después de tomarnos algo en un chiringuito sobre la misma arena de la playa y cenar en uno de tantos restaurantes




tomamos la última en Motomoto,





un local de copas y tapas que casi se puede decir que es un museo de la moto.





 Fotos de corredores famosos, una larga colección de cascos e incluso cuatro motos auténticas decoran el local.


Mono de Ricardo Tormo 1992- Campeonato de España 125 c.c.

De clientes estaba a tope pero entre todos no descubrimos ni uno con pinta de motero, los hubiera reconocido.

La noche esta estupenda para seguir de copas por Cullera pero ya no damos más de si, así que a descansar.





Mapa de Ruta del sexto día de Chelva a Cullera








PINCHA AQUI PARA CONTINUAR EN EL "CAPITULO DOS"




























6 comentarios:

  1. muy bien amiguinos ,me gustó mucho todo el reportaje, me llegó al alma lo de Chelva, me encantaron las fotos, en fin que todavía me relamo cuando me acuerdo de como nos encontramos, ¡ que casualidad tan grande!, en fin, que para el año que viene tienen que ser más días,para enseñaros el pueblo, que tiene mucho potencial.No os mando besos, porque pronto os los daré en persona.¿¿¿¿¿¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasar por Chelva lo teníamos como cita obligada, no podíamos pasar sin verte chica. Y desde luego a pesar de lo brevísimo de la visita nos lo hicisteis pasar estupendamente, tu y David. ¿Y eso de besos en persona? Osea que te veremos pronto, ole que bueno, te esperamos con los brazos abiertos, no demores.

      Eliminar
  2. Voy a sentarme frente el ordenador, tengo un largo camino que disfrutar.
    Excelente crónica y viaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tomarte tu tiempo para leer mis crónicas. Tómatelo con paciencia que me gusta darle a las teclas y a la cámara fotográfica, espero que te resulte ameno el relato. Un saludo Vsssss

      Eliminar
  3. Estupendo viaje.
    La próxima vez desde Calatayud a Zaragoza coges la carretera de las hoces del Jalón, hay unos puentes de hierro que me parecen muy curiosos,a parte claro del paisaje! Puedes pernoctar en Embid de la Ribera.
    www. ElretirodeIsabel.es, hace poco que hemos abierto un alojamiento riural...

    ResponderEliminar